Tipos de fosiles

Los fósiles son los restos o señales de la actividad de organismos que conservados en rocas sedimentarias, pueden haber sufrido transformaciones o deformaciones a lo largo del tiempo. La paleontología ciencia que se ocupa del estudio de los fósiles.

Los principales tipos de fosiles son

Fósiles por petrificación

Son los tipos de fosiles más conocidos, los que podemos encontrar en museos como huesos de dinosaurios, conchas de animales muy antiguos y plantas petrificadas. Se trata de seres vivos que después de su muerte se quedaron sepultados por varias capas de sedimentos que los cubrieron y conservaron durante el paso del tiempo.
Fósiles por congelación

Son restos de seres vivos (plantas o animales), que se han quedado congelados en el hielo, por lo que han quedado parcial o casi totalmente conservados. Estos fósiles tienen relativamente poco tiempo, miles o cientos de miles de años, siendo menos antiguos que los otros tipos de fósiles.
Sustancias fósiles

Son tipos de fosiles formados por sustancias que en algún momento fueron seres vivos, esto es debido a los diversos cambios químicos y físicos, que al ser enterrados bajo capas de sedimentos a altas presiones y temperaturas, se han ido convirtiendo en compuestos carbonados como el petróleo, el gas natural o el carbón. Son el resultado de que millones de seres vivos como microbianos,seres microscópicos, plantas y animales, se transformaran químicamente en hidrocarburos líquidos o en carbon en el caso de las ramas y troncos de árboles.

tipos de fosiles

Fósiles marinos

Son los más abundantes del mundo, debido a que durante millones de años la mayoría de los seres que vivían en el mar y gran parte de ellos, al morir, formaron grandes conglomerados de conchas que al petrificarse se transformaron en fósiles.

Fósil por petrificación

Son fósiles que se generan de la concha de un animal marino.

Fósiles vegetales

Son fósiles que se encuentran en los árboles, semillas y restos vegetales petrificados, por ejemplo los restos vegetales conservados en ámbar y copal.
Fósiles vivientes

se suele aplicar a los diversos organismos (plantas, animales, bacterias, insectos, arácnidos), que se creían extintos, pero que se han descubierto que aún existen.

Valora este artículo:
Si te ha gustado -> Comparte!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Tumblr0

Deja una Respuesta